Páginas

domingo, 2 de febrero de 2014

RIQUEZA MATERIAL Y RIQUEZA ESPIRITUAL

El hecho de amasar riquezas material, sin dejar que circule en beneficio de la humanidad, hace que la persona se sienta desdichada y sea destructiva. El comporta miento egoísta indica pobreza interior y soledad. Algunos, para llenar ese doloroso vacío, tratan de acumular todo aquello que pueden incluso poder comida relaciones, dinero y posesiones. La pobreza es el miedo constante a no tener lo suficiente y persiste incluso cuando hemos acumulado riqueza material en abundancia.
La riqueza material aporta muy poco a la riqueza interior de amor, y  libertad.
La riqueza material puede proporcionarnos un gran placer siempre y cuando no nos asuste tener que renunciar a ella por alguna razón el temor a perderla es  una señal de apego.
Para que la vida progrese y se expanda  lo viejo tiene que hacer sitio a lo nuevo.
Solo el miedo impide fluir el miedo al rió de la y la  vida y la abundancia.